Es increíble cómo ha evolucionado nuestra sociedad en las últimas décadas. La tecnología nos ha llevado a un punto en el que prácticamente todo lo que pasa por